Microsoft y sus desafíos

Seis razones que convirtieron la Microsoft en una empresa estancada y los desafíos que tendrá a corto plazo.

decadencia msft

Agosto de 1995. La cola de clientes para comprar el sistema operacional recién lanzado de la Microsoft, el Windows 95, era gigantesca. Las funcionalidades recién lanzadas (aceptación de nombre de archivos con 255 caracteres, botón Iniciar, barra de tareas) impresionaban tanto a los aficionados por computadoras que ellos esperaban horas para comprar el producto de la empresa dominante en el mundo de las computadoras personales. Sin embargo, como sistema operacional, es una plataforma razonablemente invisible para el usuario común ya que apenas hace  la interfaz entre el hardware y otros softwares con los cuales los usuarios tienen contacto; una pregunta común en aquella época era: ¿Por qué una persona permanecía horas en una cola esperando un producto con el cual poco interactuaba? Esta obsesión por un sistema operacional mostraba la importancia de la Microsoft y la pasión que causaba en aquella década.

Abril de 2010. Enfrente a las tiendas de la Apple alrededor del mundo se forman colas kilométricas para comprar el iPad, el más nuevo lanzamiento de la Apple. Una diferencia marcante porque ahora los entusiastas de aparatos electrónicos esperan durante horas para comprar aparatos con sistemas operacionales iOS.

Agosto de 2013. La Microsoft anuncia que su principal ejecutivo, Steve Ballmer, dejará el comando de la empresa en aproximadamente un año.

¿Qué sucedió de tan drástico que hizo con que una empresa dominante como la Microsoft se volviera una organización estancada, identificada en el desarrollo de productos que no son interesantes  e irrelevantes? Naturalmente, una merma tan intensa no puede ser asignada a pocos factores y una investigación en los medios de comunicación especializados señala las siguientes causas de la decadencia de la Microsoft, que describo a seguir:

1.       Pérdida de la onda de la movilidad

Desde 2007, con el lanzamiento del primer iPhone, la Microsoft (MSFT) no ha sido capaz de percibir la creciente necesidad de usuarios por movilidad. La negligencia de la empresa con la demanda por dispositivos móviles, con capacidad de informar, entretener y solucionar pequeños problemas diarios a través de aplicativos, fue un factor fundamental para la reducción de la importancia MSFT.  La compañía fundada por Bill Gates no ignoró apenas los smartphones, sino toda a familia de productos conocidos con tablets, y como consecuencia se  desarrolló tarde su sistema operacional para esta categoría de productos. De este modo el Windows Phone posee actualmente una presencia pequeña, de aproximadamente 5%, en el mercado de sistemas operacionales para móviles y tablets.

Una prueba de la falta de percepción de la Microsoft fue la siguiente frase de Steve Ballmer, que en 2007 respondió a una pregunta sobre el iPhone, lanzado hace poco tiempo: “Es el aparato móvil más caro de la historia y no tendrá éxito con clientes corporativos porque no posee teclado

 2.       Manutención del foco en un mercado en retroceso

Otro argumento que posiblemente explica la decadencia de la empresa basada e Redmont es su foco prácticamente exclusivo en un mercado que presentaba continuas señales de debilidad: el mercado de computadoras personales estáticas. A pesar de poseer una situación dominante en ese segmento, la Microsoft necesitaba expandir sus negocios para otros mercados debido a que las personas cada vez menos compran computadoras de mesa, ya sea notebooks o desktops. Como la empresa perdió la onda de los dispositivos móviles, ella necesita urgentemente identificar la nueva categoría de productos que encantará a los consumidores. Algunos especialistas sugieren la categoría de computadoras embutidas en ropa y accesorios, tales como relojes, lentes y mochilas.

 3.       Incapacidad de recuperar el tiempo perdido.

MSFT no consigue recuperar el tiempo perdido. Su tablet, el Surface RT, simplemente fue ignorado por consumidores y causó pérdidas contables de casi US$ 900 millones al final del segundo trimestre de 2013. O sea, la empresa no cumplió no solamente al no reconocer una nueva categoría de productos, sino también al no saber desarrollar productos para la misma. No cumplió  en timing, en el entendimento del gusto de clientes y en la ejecución.

4. Salida tardia del CEO (Chief Executive Officer)

BallmerVarios especialistas que acompañan el segmento de tecnología creen que Steve Ballmer, el histriónico y muchas veces ridículo CEO de la empresa debería haber salido antes. El proprio Ballmer anunció su salida de la empresa en Agosto de este año y el anuncio del nuevo(a) ejecutivo(a) principal de la empresa para el final del primer semestre del 2014. En este mismo día, las acciones de la empresa subieron aproximadamente 6%, lo que prueba que los inversores estaban agradecidos con el anuncio de la sustitución del actual presidente por otro.

5.       Reducción del valor de la empresa

Una evidencia del estancamiento de la Microsoft es la reducción del valor de mercado de la empresa. Cuando Ballmer asumió el papel de ejecutivo principal el valor de mercado de la Microsoft era aproximadamente US$ 600 Billones, mientras que actualmente vale “apenas” US$ 270 Billones, um descenso que mancha el curriculum de cualquier ejecutivo. Paradojalmente, a nivel personal el ejecutivo se volvió extremamente rico ya que sua fortuna personal es de más de US$ 10 billones, debido a los 4% de acciones de la Microsoft que posee.

caindo

6.       Incapacidad de desarrollar el próximo presidente.

Por fin, otro aspecto negativo de la gestión de la empresa fue su incapacidad de desarrollar su próximo CEO. Debido a las constantes reorganizaciones que Ballmer promovió en la organización no está claro que el próximo presidente será escogido entre los actuales ejecutivos de la empresa.  Esto ocurre porque la mayoría de los potenciales candidatos dejó la institución por causa de las constantes mudanzas organizacionales. Según una fuente interna que prefirió el anonimato, el directorio de la Microsoft era llamado de “Ballmer y sus doce enanos” debido a la salida de tantos ejecutivos séniores cansados con los constantes cambios de sillas. O sea, no restaron de hecho muchos ejecutivos con experiencia necesaria para asumir el cargo principal de la empresa.

Independientemente del nombre que asume el cargo principal  de la Microsoft, probablemente él(la) deberá poseer una característica muy específica: centrarse en el desarrollo de nuevos productos, lo que contrasta con la principal característica de Steve Ballmer, que es reconocido como un gran ejecutivo de ventas. Como sostuvo Steve Jobs en una entrevista para Walter Isaacson, sobre la creciente irrelevancia de la Microsoft: “Cuando un sujeto de ventas asume una empresa, los ejecutivos orientados a productos pierden importancia y muchos de ellos dejan la organización. Esto ocurrió cuando Ballmer asumió la Microsoft. Yo no creo que la empresa vaya a cambiar mientras él esté liderando la compañía”. Lo que Jobs había percibido es que hace mucho tiempo la Microsoft necesitaba un lider capaz de crear los nuevos motores de crecimiento, o sea, los próximos Windows y Office, y no apenas vender más de los productos ya existentes. Así, es posible que MSFT esté entrevistando ejecutivos fuera de la organización, que sean orientados para el desarrollo de nuevos productos.

El probable proceso de búsqueda de ejecutivos externos se está volviendo un fenómeno común en las empresas que fueron íconos en los años 90. Por ejemplo, la Yahoo! tomó Marissa Mayer de la Google (ver artículo sobre este hecho aqui) y la HP contrató Meg Whitman (ex-eBay). Otra empresa que dominó el mercado de desktops en los años 90 y que necesitará cambios profundos es la Dell, que cerró su capital para tomar decisiones estratégicas drásticas, como por ejemplo salir del mercado de desktops. Estos procesos tuvieron origen en los años 80, cuando la empresa-símbolo de tecnología de información de la época – la IBM – contrató Lou Gestner, un ejecutivo que no tenía experiencia en el segmento de TI y que transformó radicalmente la empresa, que dejó de ser una fabricante de hardware para convertirse en una prestadora de servicios y consultoria.

Tratándose de los desafios del(la) próximo(a) CEO, algunos de ellos son muy claros en función de las informaciones disponibles. El(a) deberá:

  1. Reestructurar la empresa,  colocando incluso en riesgo algunas de sus gallinas de los huevos de oro, tales como el sistema operacional Windows y el paquete Office;
  2. Integrar la división de movilidad de la Nokia, adquirida en Setiembre de 2013 (ver post aqui). Note que la adquisición de esta unidad de hardware es una copia del mismo movimiento hecho por la Google, que compró la unidad de dispositivos móviles de la Motorola en 2012; ver post aqui)
  3. Evitar la fuga de talentos, un hecho muy común durante la gestión de Steve Ballmer.
  4. Mantener la fuerte presencia que la empresa posee en el segmento corporativo mientras desarrolla una estrategia para el segmento de consumo.

Queda aquí la pregunta de algunos billones de dólares: ¿Si usted fuera el(la) nuevo(a) CEO de la Microsoft, qué haría, tanto a corto como a medio plazo?

Le agradezco mucho a la traductora María Lilián Pérez Curbelo por su colaboración en la traducción de este texto.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s